viernes, septiembre 30, 2022

Blackburn Rovers, el equipo rebelde de los años 90

 

La ciudad de Blackburn, en el noroeste de Inglaterra, vio la mejor versión de su club de fútbol, fundado hace 145 años, a mediados de los años 1990. Durante los años 80 el club se movió por la Second Division y con varias promociones consecutivas para conseguir el ascenso a la First Division.

Finalmente en la temporada 1991-92 tras ganar los play-offs, los Rovers, consiguieron el ascenso preciado a la First. No fue ninguna casualidad. El entrenador que comenzó aquella temporada con el Blackburn Rovers fue Kenny Dalglish y siguió siendo el líder del banquillo hasta el 1995, concluyendo así la mejor etapa del club en la, ya, Premier League.

 

 

Kenny Dalglish, estrella escocesa del Celtic y del Liverpool como jugador, también demostró en los banquillos de Liverpool, Blackburn Rovers y Newcastle, después, que era un magnífico entrenador.

Como entrenador del Blackburn, Dalglish, fichó a un joven delantero del Southampton que prometía mucho: Alan Shearer. Fue una apuesta acertadísima. Era la pieza magistral que le faltaba a la punta de ataque de aquel equipo tan compenetrado.

Shearer disputó cuatro temporadas en Blackburn (1992-96), consiguiendo unas cifras goleadoras excelentes. Superando los treinta goles por temporada en tres de las cuatro disputadas. Al Newcastle, tras un traspaso de récord, Shearer seguiría siendo un referente del equipo, pero ya no alcanzaría las mismas cifras que en Ewood Park.

Dalglish formó una columna potente y muy competitiva en el eje del equipo. En punta el ya citado Alan Shearer, en la portería Tim Flowers, el lateral Le Saux y el centro del campo David Batty y Tim Sherwood. Todos ellos internacionales a la Selección Inglesa. En el eje de la defensa destacaba el potente central escocés Colin Hendry, también internacional.

El equipo hacía méritos para liderar la nueva Premier inglesa, hasta que llegó la temporada culminante, la temporada 1994-95. Shearer seguía haciendo cifras goleadoras insuperables, pero Kenny Dalglish se pidió el delantero centro del Norwich City: Chris Sutton. Un delantero centro que fue el complemento perfecto para la estrella del equipo. El dúo delantero inglés que formaban Shearer y Sutton fue imparable. Aquella temporada, entre los dos, superaron los cincuenta goles.

 

 

La temporada anterior el Blackburn Rovers logró la segunda plaza. Superado por el equipo que dominaría la década de los noventa: el Manchester United de Alex Ferguson; pero en la 1994-95 intercambiarían las posiciones y el equipo de Ewood Park se llevaría la Premier por un solo punto por encima de los de Old Trafford. Una Premier que se resolvió en la última jornada.

La temporada siguiente, ya sin Kenny Dalglish, comenzó el descenso. Shearer y Batty jugarían una temporada más y después se irían al Newcastle. Y como si nada, el descenso fue tan profunda que en la temporada 1998-99, sorprendentemente, Ewood Park vivía el descenso a la Second Division de la forma más incrédula posible. Un equipo que tres años atrás estaba disputando la Champions League, sufría un descenso que nadie imaginaba.

El equipo, a pesar de volver a la Premier, nunca más conseguiría los hitos de la era Dalglish, pero recordar aquel equipo, nos lleva a relacionar esa camiseta medio azul, medio blanca y con una rosa roja como escudo a una época de buen fútbol y con el sello del estilo propio del fútbol inglés. Pilotada, potencia y gol.

 

 


Salvador Pujol Girona