Bielsa y su negativa a la dupla Batistuta – Crespo

 

A pesar de ser uno de los técnicos mejor considerados de la historia del fútbol, el paso de Marcelo Bielsa por el banquillo de la absoluta argentina acabó en drama en el Mundial de Corea de 2002. Para muchos Bielsa fue el culpable directo del fracaso, en especial por no querer alinear a Hernán Crespo y Gabriel Omar Batistuta en el mismo once inicial, ambos dos de los máximos realizadores de la historia del país, y por aquel entonces referencias absolutas del fútbol mundial.

Aquel año Crespo venía de anotar 22 goles con la Lazio y ‘Batigol’ 21 con la AS Roma, con la que saldría campeón de la Serie A. Ambos dijeron preferir jugar juntos, pero según explicó Hernán “Bielsa no lo quiso hacer, ni nunca lo intentó”.

 

 

Aunque Hernán se llevaba “bárbaro” con su rival en el puesto y consideraba que ambos eran “complementarios y diferentes” Marcelo Bielsa no dio su brazo a torcer. “De hecho yo me sentía cómodo con tipos como ‘Bati’. Me pasó con Drogba, me pasó con Vieri… el otro marcaba la referencia y yo me movía alrededor de él. Me sentía cómodo”, aseguró Hernán.

 

 

Tan solo coincidieron 10 minutos en 1999

Tres años antes de aquel Mundial, la ciudad de Ámsterdam fue la sede de un partido que Argentina empató 1 a 1 con Holanda en 1999. Aquel día fue la única vez que el entrenador rosarino ubicó a Gabriel Batistuta y Hernán Crespo en la delantera. «Batigol» fue titular y «Valdanito» entró a falta de 10 minutos por Andrés Guglielminpietro. Dos minutos después del ingreso del crack de River, «Batigol» anotó el gol del empate.

 

 

Crespo sigue sin olvidar la decisión de Bielsa

El futbolista admitió en esta entrevista que, de primeras, tampoco se podía preocupar por ver si cabían en la alineación, porque era él quien acumulaba la mayoría de las titularidades al principio de la era Bielsa: “Al llegar Marcelo era tan fuerte lo que estaba haciendo que el que jugaba era yo. Hubo un tiempo en el que me llamaba a mí y a él no lo llamaba, solamente cuando yo estaba lesionado. Y jugaba Batistuta”, explicó Hernán Crespo.

A pesar de ello, y de ser “el máximo goleador del ‘ciclo Bielsa’ y récord anotador en unas eliminatorias, aún siendo “titular hasta el último entrenamiento”, llega el primer partido del Mundial “y Marcelo pone a Batistuta frente a Nigeria”. “Más no podía hacer”, declaró el delantero, cuya relación de amor-odio con el inefable técnico continúa hasta el día de hoy.

 

 

Las mentiras de Bielsa

Bielsa dirigió a Crespo desde 1998, cuando tomó la selección, hasta 2004, cuando se retiró sorpresivamente después de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas. «Cuando pasó el tiempo y Hernán maduró verdaderamente, yo le dije ‘qué madurez actual la tuya, no sos el mismo que eras antes’. Él pensó: ‘¿Cómo? Si usted me había dicho antes que yo estaba consolidado. Entonces, usted me engañó. Usted antes me dijo que yo era sólido y usted no pensaba que yo era sólido'», relató «El Loco». «No me lo perdonó nunca eso. Y con mucha razón», agregó.