El día que Arsène Wenger pidió repetir un partido que había ganado

 

El 13 de febrero de 1999, se disputó un partido entre el Arsenal, entrenado por Arsène Wenger, y el Sheffield United, dirigido por el técnico inglés, Steve Bruce. Estos dos conjuntos se disputaban pasar la 5ª ronda de la FA Cup, en un encuentro de altos vuelos que no dejó indiferente ni al más mínimo espectador. El partido finalizó con 2-1 a favor del conjunto «gunner», gracias a un gol de Patrick Vieira y otro tanto de Marc Overmars. La polémica del partido se produjo a raíz de este segundo gol que, aunque fue legal, no respetó los estandartes del famoso Fair Play.

 

Jugadores de Sheffield United recriminando, junto a Ray Parlour, la polémica jugada.

 

En una de las acciones del partido, con el 1-1 aún en el marcador, el portero de los de Yorkshire decidió enviar el esférico fuera del terreno de juego, para que las asistencias medicas pudiesen atender a su compañero Lee Morris, delantero centro del conjunto blanquirrojo. Al reanudarse el partido Ray Parlour, histórico centrocampista del conjunto londinense devolvió el balón al conjunto visitante. Sin embargo, el que siguió la acción fue su compañero Nwuankwo Kanu, que debutaba ese día y no se debió enterar de que su equipo en realidad le estaba devolviendo el balón al conjunto rival. Finalmente, Kanu, puso un balón a Overmars que, a puerta vacía, remató a placer el 2-1 con el que finalizó el partido.

 

Kanu durante la polémica jugada ante los defensores del Sheffield United.

 

Al finalizar el encuentro se formó una tangana, en la cual los jugadores del Sheffield United recriminaban a los «gunners» esa jugada que no seguía las normas no escritas que rigen este deporte. El técnico Bruce Steve instó a sus futbolistas a entrar en el túnel de vestuarios y evitar polémicas extra deportivas. Wenger, un entrenador reconocido por su buen hacer, decidió encontrase con el entrenador del conjunto de Yorkshire y proponerle la repetición del partido, ya que este creía que su equipo había pasado de ronda de una manera poco limpia.

 

Overmans culminando su gol.

 

La Federación Inglesa de Futbol aceptó la propuesta y el partido se volvió a disputar una semana después. El Arsenal ganó este partido por el mismo resultado que el primero, un 1-2 que hizo que los de Londres pasasen a la siguiente fase de la FA Cup, demostrando que el futbol seguía siendo un deporte honrado que, aunque este gobernado por el negocio y los intereses, sigue teniendo la esencia de humildad y honor que hace que sea uno de los deportes rey.

 

Arsène Wenger, entrenador del Arsenal de 1996 a 2018.

————
Adrià Patiño
@adrixpati