Andy Cole & Dwight Yorke, la dupla histórica del Teatro de los Sueños

 

«Cuando empezamos a jugar juntos, fue como conocer a una mujer especial y enamorarse. Todo estaba en su sitio. Nunca tuvimos ni la más mínima pelea», aseguró Andy Cole en una entrevista realizada el año 2017. Dwight Yorke y él formaron una de las duplas más recordadas de la historia de la Premier League, que culminó en un triplete histórico para el Manchester United la temporada 1998/99.

Lo tenían todo: velocidad, rapidez de pensamiento, juego de apoyo inteligente, resistencia y habilidad individual. Si el primer intento era rechazado por un portero o bloqueado por un defensor, cualquiera de los dos solía estar listo para presionar y llegar al balón para disparar a puerta. Se cubrían las espaldas mutuamente y se esforzaban por maximizar su rendimiento en los grandes escenarios, sin duda espoleados por las expectativas de Fergie y los aficionados.

 

 

Una dupla que nació como último recurso ofensivo de Alex Ferguson

Curiosamente la asociación Cole-Yorke no fue la culminación de un proyecto minuciosamente diseñado por Sir Alex Ferguson, más bien todo lo contario. La dupla nació como una solución forzosa como último recurso para un partido de Premier League cualquiera contra el Southampton…

Pero antes de seguir, nos tenemos que remontar al verano de 1998 cuando el AC Milan estaba dispuesto a vender Patrick Kluivert al Manchester United, ya que Ferguson estaba a la caza de un delantero que complementara a Andy Cole y pudiera ocupar el gran vacío que dejó Eric Cantona tras su marcha en 1997.

Todo salió mal para el Manchester United, los «rossoneri» se vieron obligados a vender al internacional neerlandés al FC Barcelona por exigencia del propio jugador, que quería reunirse de nuevo con Louis Van Gaal y formar parte de una nueva colonia holandesa en Barcelona. Fergie fracasaba así en el mercado de fichajes y el plan B fue Dwight Yorke del Aston Villa y mejor jugador de la historia de Trinidad y Tobago, a quien se fichó como reemplazo en caso de que Teddy Sheringham u Ole Gunnar Solskjær no pudieran acompañar a Andy Cole en la punta de ataque.

 

 

Fue en un partido de la temporada regular contra el Southampton cuando Alex Ferguson reunió por primera vez a la dupla Cole-Yorke sobre el terreno de juego, un experimento accidental y por necesidad que cobró vida por sí mismo. Su conexión telepática desde los primeros minutos compartiendo alineación los convirtió en los delanteros más temidos de Europa durante un par de temporadas, lo que les valió elogios de todo el mundo.

Cole y Yorke, como no, marcaron aquel día contra el Southampton, y el primero asistió al segundo en el primer gol en el minuto 11 de la contienda, anunciando así la concepción de la punta de lanza que desempeñaría un papel fundamental en el asalto del United al fútbol europeo e inglés. Nacía así una delantera histórica.

 

 

Grandes tardes y noches de gloria en el Teatro de los Sueños

Sin duda, uno de los momentos más icónicos que el dúo Cole-Yorke dio al United llegó durante un enfrentamiento contra el FC Barcelona de Van Gaal en la Liga de Campeones, en el Camp Nou. Yorke marcó dos goles con un par de buenas definiciones, pero fue el gol anotado por Andy el que realmente puso de manifiesto lo potentes que podían ser los dos delanteros juntos. Un inofensivo pase de Roy Keane a Dwight Yorke, a pocos metros del borde del área de 18 metros del equipo contrario, le permitió hacer un astuto amago para que el balón pasara entre sus piernas y llegara al merodeador Cole, burlando a los defensores que llegaban y abriendo un abismo de espacio. A continuación, Cole y Yorke se enzarzaron en una maravillosa combinación para destrozar la defensa del Barça en un abrir y cerrar de ojos, permitiendo a Cole llegar a la portería, en un mano a mano con el guardameta, antes de enviar el balón al fondo de las mallas.

 

 

El gol fue significativo porque el empate acabó asegurando al United la segunda plaza del grupo, lo que le permitió clasificarse para la fase eliminatoria, pero también es importante por el detalle que reveló sobre la pareja de delanteros del equipo: estaban perfectamente compenetrados sin necesidad de indicaciones o gestos, la simbiosis perfecta. A gran escala, la victoria fue una revancha por la forma en que el United había sido educado por el Barcelona cuatro años antes, cuando perdió por 4-0, pero, a pequeña escala, fue el resultado de una asociación de ataque que en un momento dado parecía improbable, de segunda categoría, sin duda imprevista.

Por supuesto, ese partido no fue el único momento fantástico con el que los dos jugadores obsequiaron a los seguidores de los Diablos Rojos, o a los fans del buen fútbol. También hubo un gol excepcional contra el Brøndby, una vez más en Europa, cuando Cole realizó un pase sigiloso desde la banda izquierda que permitió que el balón llegara a Yorke, quien le devolvió el favor con un pase perfecto a su compañero, que superó al portero.

 

 

También fue fantástica la maniobra ofensiva que realizaron contra la Juventus, cuando Cole envió un delicioso centro para el voraz Yorke, que aprovechó la oportunidad con un buen cabezazo al fondo de la red. O la escapada que culminó con el gol de Yorke a puerta vacía contra el Leicester City. Después de que Yorke desbordara a su marcador y lanzara un potente disparo a puerta que se estrelló en el larguero, Yorke se encargó de meter el balón en la portería.

 

 

Como el propio Cole ha dicho en el pasado, de esa relación psíquica, supieron alterar sus actuaciones en función de a quién se enfrentaban. Ni Cole ni Yorke monopolizaban ni querían monopolizar el protagonismo en ataque, el respeto era total y absoluto entre ambos. Eran fluidos e intercambiables, capaces de intercambiar características a voluntad. Si uno no se quedaba corto, lo hacía el otro. Si uno corría demasiado fuera de juego para que el otro diera el pase decisivo, el portador del balón intentaba correr y disparar a puerta para mantener el impulso. Incluso cuando no se unían para realizar jugadas de ida y vuelta, disparaban desde lejos o centraban en el fondo de la red los envíos de David Beckham o Ryan Giggs.

 

 

Esencialmente, se convirtieron en uno, como todas las grandes parejas de delanteros. Sin embargo, cada uno de ellos tenía su propio estilo, lo que les permitía obtener resultados simbióticos, llamativos y sobresalientes desde el primer momento. Cole era el tirador discreto que sabía cómo hacer la tarea con un mínimo de esfuerzo. Un delantero simplista que aderezaba sus golpes con clase y garbo; era una figura directa que hacía todo lo posible por mantenerse alejado de los focos, aparte de una curiosa incursión en el mundo del rap.

Yorke, por el contrario, era un goleador que se lucía cuando tenía la oportunidad, con remates picados, tiros colocados audaces, diseñados para confundir a los guardametas, y celebraciones con una sonrisa descarada, lo que le valió el apodo de «asesino sonriente». También le gustaba subirse el cuello de la camisa, a lo Cantona, lo que contribuía a que fuera el más llamativo de los dos.

 

 

Aquella famosa temporada del triplete de títulos de liga, Copa de la FA y la Copa de Europa supuso que Cole y Yorke marcaran 53 goles entre los dos, 35 de ellos en la liga, una notable cifra de goles que cimentó su lugar en el folclore de Stretford End.

 

 

La temporada siguiente, Cole y Yorke formaron un equipo con un efecto igualmente devastador en la liga, ya que se proclamaron campeones con 18 puntos de ventaja, con un total de 46 goles. A partir de entonces, la influencia y el efecto de la pareja empezó a decaer considerablemente hasta que Cole acabó abandonando el club a mediados de la campaña 2001/02 rumbo al Blackburn Rovers, y Yorke también lo hizo poco después para volver a intentarlo con su compañero.

 

 

Blackburn Rovers, una segunda oportunidad para la dupla Cole & Yorke

El Blackburn Rovers disfrutó de una fructífera campaña con la combinación de delanteros Cole y Yorke, ya que ambos marcaron 13 goles cada uno en todas las competiciones, y el equipo de Graeme Souness se clasificó para la Copa de la UEFA con un sexto puesto durante la campaña 2002-2003.

La siguiente temporada no consiguieron mejorar sus números, marcando en total Cole once y Yorke seis para un total de diecisiete, y sus caminos se volvieron a separar. Andy se fue al Birmingham City, mientras que Dwight se fue al Fulham.