viernes, septiembre 30, 2022

«Adriano Emperador», el documental del astro brasileño

 

«Adriano Emperador», es la nueva serie exclusiva de Paramount+ que recorre la vida y la carrera del delantero brasileño que brilló en la selección de su país y en el Inter de Milan, entre otros clubes. En tres episodios se nos narrará la historia de un talento surgido de las inferiores del Flamengo, que aterrizó en Europa en el año 2001 para lucir la camiseta del Inter de Milan. Después de pasar a préstamo a otros equipos como Fiorentina y Parma, en 2004 se asentó en el conjunto milanés y marcó 12 goles en 18 partidos antes de marcharse rumbo a la Copa América que conquistó con Brasil al ganar la final nada menos que ante la Argentina por penales. En ese duelo, él marcó el empate 2-2 en el minuto 93.

Fue precisamente en agosto de ese año, cuándo su vida cambio tras la muerte de su padre. “Fue antes de un partido amistoso contra la Juventus, en la pretemporada. Llegué y me dicen: ‘Tu madre quiere hablar contigo’. Yo sabía que era algo relacionado con mi padre, él tenía algunos problemas de salud y era un cabeza dura, no tomaba los remedios como debía. Pero fue peor de lo que imaginaba, lamentablemente falleció”.

 

 

En ese momento, el delantero compartía el cuarto con el «Pupi» Zanetti. “Me quedé con él, porque es una persona que me apoyó muchísimo y estuvo conmigo hablando mucho. Todos saben cómo es cuando pierdes a un ser querido. Es muy duro, pero gracias a Dios mi padre está mejor que nosotros ahora y está velando por mí”. Adriano coincidió en el Inter de Milan con varios argentinos como Zanetti, Julio Cruz, Esteban Cambiasso y Walter Samuel, entre otros. Por eso, tiene un cariño especial por la Argentina: “Siempre me llevé bien con los jugadores argentinos, siempre me llevé muy bien con ellos. Pero tengo cariño por el público argentino, es un país que tiene con gente que quiero mucho”, comentó.

La muerte de su padre fue un punto de inflexión en su vida porque tuvo que asumir la responsabilidad de cuidar a sus hermanas y a su madre y en el terreno de juego nunca volvió a recuperar su nivel. En 2009 regresó Brasil para ponerse la camiseta del Flamengo y dejó de lado los grandes hoteles para volver a vivir en los barrios más humildes de Río de Janeiro, tal y como lo hace en la actualidad: “Yo salí de la favela y fui Emperador en Italia. El hecho de volver a la favela, de dar unos pasos hacia atrás, fue una decisión que tomé pensando mucho. Necesitaba volver a mis raíces”.