Adiós Michael Robinson, “red”, “rojillo” y leyenda del fútbol

 

Michael Robinson nos ha dejado a sus 61 años. Se marcha así, después de pelear contra el cáncer durante más de dos años, un grandísimo futbolista, un excelente comunicador, un increíble profesional, pero sobre todo, se marcha una muy buena persona, un ejemplo en el que muchos nos hemos inspirado para llegar lo más lejos posible, siempre con una sonrisa como Michael. Desde Kodro Magazine, vamos a hacer un pequeño tributo y repasar toda su carrera tanto en el terreno de juego como fuera.

Carrera futbolística

El inglés, nació en Leicester un 12 de julio del 1958, su padre también fue futbolista, y tan solo cuatro años después se marcharía a Blackpool, localidad costera del noroeste de Inglaterra.

Su carrera deportiva comenzaría en las categorías inferiores del Coventry City jugando como delantero. Eso sí, tras jugar en varios clubes amateurs de Blackpool llegó al Preston Noth End de tercera división con 17 años. El Preston era un club histórico, pues había sido el primer equipo en ganar la primera liga inglesa en 1889. Cumplió la mayoría de edad y el club le renovó en 1975. Después de lograr marcar 15 en dianas en 48 partidos en la actual EFL Championship, el Manchester City se interesó en él, comprándolo por 750.000 libras en cuatro años después.

La cantidad de dinero pagada por un futbolista de tan solo 21 años generó polémica en el club “cityzen”, la presión pudo con un joven Michael que en 30 partidos solo consiguió ver puerta en 8 ocasiones. Por ello un año después se marcharía al Brighton and Hove Albion por poco más de la mitad de dinero que pagó el City. En tres años con los “seagulls” recuperaría su confianza y se haría con un puesto en el once titular. Marcó 37 goles en 113 partidos y llegó a disputar una final de FA Cup, siendo derrotados por un gran Manchester United pre-Ferguson. El Brighton caería a segunda pero muchos clubes de la antigua First Division se pelearon por obtener los servicios de Robinson. Como curiosidad durante esos años debutaría con la selección nacional. A pesar de nacer en Inglaterra, Robinson sería internacional absoluto con la selección de Irlanda, siguiendo los consejos de su primer entrenador en el Preston, Alan Kelly, que también había llegado a jugar con la “green army”. Pudo hacerlo ya que su madre tenía procedencia irlandesa.

 

 

De esa forma llegó al club de sus amores, el equipo del que siempre había sido hincha. Llegaría al Liverpool. Los “reds” desembolsaron por él unas 200.000 libras, pero en el equipo compitió por un puesto con los míticos Ian Rush y Kenny Dalglish. En su primer año consigue el trofeo de Liga, la Copa de la Liga y la Copa de Europa. Pero tras no terminar de cuajar se terminaría marchando al Queens Park Rangers londinense. En Londres sufrió una lesión de rodilla y nunca terminó de asentarse. Después de tres años duros en el club se marchó al Club Atlético Osasuna.

Llegó al club pamplonica sin conocer casi nada de la ciudad, el club (los habían eliminado en Copa de la UEFA) y el idioma como él mismo reconoció. Debutó nada más llegar y se hizo rápidamente con la titularidad, marcando 7 goles en 22 partidos esa primera temporada. En la temporada 1987-88 el club terminó liga en quinta posición. Lo hizo con un ataque compuesto por Andoni Goikoetxea, Robin y Sammy Lee. El último de ellos llegó a Pamplona tras ser convencido por Michael para recalar en el club español. Con 30 años, en 1989, anunció su retirada tras rescindir contrato con el Osasuna debido a problemas en la rodilla que ya arrastraba de meses atrás. Su carrera como futbolista había terminado, pero el inglés no estaba, ni de cerca, pensando en abandonar el fútbol, así que se embarcaría en otra aventura, esta vez fuera de las cuatro líneas que delimitan el campo.

 

Trayectoria periodística

Pocos meses después de su retirada llegaría a Televisión Española para comentar algunos partidos de liga en “Estadio 2”. Además también cubriría el Mundial de Italia 90. Meses después también entraría en la radio y lo haría en “el Larguero” de la cadena SER. En 1991 entró en “El día después”, y tras la marcha de su presentador el rol recaería en él junto a Lobo carrasco y Joaquín Ramos Marcos. Programas en los que su marcado acento y su personalidad le harían ganarse el afecto y cariño de los aficionados.

Del 1993 al 1998 fue la mítica imagen del popular videojuego PC Fútbol (Dinamic Multimedia) en territorio español, además de participar también poniendo su voz en el juego como comentarista.

En 2007 se estrenó su nuevo programa en Canal +, Informe Robinson. Recibió por el un Premio Ondas en 2009 y marcaría a toda una generación de aficionados al fútbol y futuros periodistas deportivos. Finalmente en 2017 fue galardonado con el Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán en la categoría de periodismo deportivo.

Fue también consejero del Cádiz FC, ciudad de la que es, desde 2018, hijo adoptivo. Y ha hecho sus “pinitos” en el doblaje en las películas de animación de Shrek.

En diciembre del 2018 el propio Robinson anunció que sufría un cáncer, le habían diagnosticado un melanoma maligno. Uno de los momentos más bonitos que nos dejó “el inglés” sucedió en octubre del pasado año, al ser preguntado por la posibilidad de no superar el cáncer en ABC, respondió: “Tengo una teoría, es algo filosófico: el cáncer, espero que más tarde que pronto, me pueda matar una vez, pero no va a hacerlo todos los días. Tengo el asunto muy entendido, sé lo que me pasa y estoy lleno de optimismo disfrutando de la vida”. Siete meses después de estas palabras y tras haber empeorado, según comentó Julio Maldonado “Maldini”, en las últimas horas, nos deja la voz más peculiar de España, el acento más característico y deja tras él una estela de hechos y actos que muestran su bondad y que muchos jóvenes que hemos tenido en su persona un ejemplo vamos a intentar, seguramente sin éxito, como mínimo igualar.

Allí donde estés, un fuerte abrazo, leyenda. “You Will Never Walk Alone” Even In Death.

 

 


Manuel Osuna Illana